Seleccionar página
CONTRATACIÓN DE SERVICIOS DE LUZ Y GAS:
También las empresas grandes del mercado de la energía se han unido al marketing agresivo y a la caza de clientes. Y en muchos de los casos que estamos analizando, no son las empresas únicamente, sino redes comerciales – autónomos- que trabajan a comisión por contrato realizado. Estos comerciales no trabajan para la compañía, sino que firman contratos de colaboración con la compañía comercializadora, o son contratados por pequeñas empresas independientes… Algunas compañías comercializadoras imparten formación a estos comerciales y les hacen firmar un código ético, pero aún así no se cumple por todos…
Desde 2014 hemos recibido reclamaciones y denuncias sobretodo por contrataciones de luz llevadas a cabo con engaños y mentiras por parte de comerciales a domicilio, de forma que el consumidor desconocía realmente que se le estaba cambiando de compañía comercializadora.
Durante el verano de 2014, hubo una serie de denuncias de consumidores engañados por comerciales que se identificaban como de IBERDROLA, llevando incluso material corporativo de esta empresa, y con argumentos como “actualización de datos de los clientes”, “descuentos automáticos en las tarifas”, o incluso argumentos sobre cambios en la normativa… En realidad hacían firmar contratos con otras compañías.
Llama la atención que grandes empresas, al principio, hicieran caso omiso a nuestras denuncias de contratos realizados por comerciales a domicilio con engaños. Primero nos informaron en el Servicio de Atención al Cliente que los contratos no estaban activos, y un mes después, los consumidores recibieron en su casa un contrato-tipo, rellenado con sus datos, listo para firmar y enviar. Se trataba de contratos de asistencia eléctrica (es decir, mantenimiento, revisiones, emergencias, averías, etc.)complementarios al contrato de suministro, puesto que los comerciales que realizaron los contratos habían incluido servicios adicionales, y según las condiciones generales de estos contratos, el consumidor consiente conscientemente a que la empresa suministradora ceda sus datos personales a otras empresas del sector, para la prestación de servicios derivados o asociados al suministro…
Durante 2015, la actitud de estas grandes compañías ha ido cambiando. Parece que hay mayor consciencia de los engaños reiterados por parte de comerciales sin escrúpulos, y si se puede acreditar el engaño, o no se han cumplido las obligaciones de información previas al consumidor, acceden a nuestras pretensiones normalmente.
No obstante, lo complicado sigue siendo la prueba. Los consumidores deben ser más conscientes, y no firmar nada sin leer atentamente todo el documento, y respetar los plazos de reflexión. En caso de ejercer el desistimiento, hacerlo de forma que conserve la prueba de haberlo enviado.
La Ley de Defensa de Consumidores y Usuarios obliga a los empresarios:
  • A facilitar toda la información relativa a las condiciones del contrato antes de la contratación, en soporte duradero (que se pueda almacenar), legible y al menos en castellano.
  • Entregar copia del contrato o confirmación del mismo en papel o en soporte duradero, incluyendo su consentimiento expreso y conocimiento de la pérdida del derecho de desistimiento (14 días naturales desde la firma del contrato), si procede.
  • En caso de que el consumidor desee que la prestación del servicio o el suministro de agua, luz, gas o calefacción mediante sistemas urbanos dé comienzo durante el plazo de desistimiento previsto en el artículo 104 de la ley, el empresario debe exigir al consumidor una solicitud expresa de consentimiento (esto se suele incluir directamente en las condiciones del contrato, a través de una casilla que el consumidor debe marcar… Cuidado, porque lo hacen los comerciales directamente, sin informarle…)
  • El empresario debe probar el cumplimiento de las obligaciones de información de . Las consecuencias del incumplimiento, o en caso de que el empresario no pueda probar el cumplimiento, es la posibilidad del consumidor de anular el contrato.
En el caso de que el empresario omita la información sobre el derecho de desistimiento que debe facilitar al consumidorpreviamente a la contratación, el plazo de desistimiento finalizará 12 meses después de la fecha en que termine el plazo inicial. Sin embargo, en caso de haberla facilitado durante esos 12 meses, el plazo de desistimiento finalizará a los 14 días naturales de la fecha en que el consumidor reciba la información.