Seleccionar página
En los últimos años, especialmente en tiempos de crisis, así como con el incremento del uso de nuevas tecnologías al alcance de todos, se ha incrementado notoriamente el número de prácticas abusivas, así como de fraudes a los consumidores, en la oferta y contratación de servicios básicos como la electricidad, el gas o el teléfono.
A modo de ejemplo, les ofrecemos un resumen de las prácticas más comunes que se denuncian ante esta oficina.
REVISION DE LAS INSTALACIONES DE GAS
 GAS ENVASADO (BUTANO Y PROPANO): 
Hay muchas pequeñas empresas que se constituyen como empresas instaladoras y de mantenimiento de este tipo de instalaciones y, aunque parte de la información que puedan dar al consumidor sea cierta, en realidad se trata de una red de empresas falsas que aparecen y desparecen constantemente, eludiendo así responsabilidades legales de cualquier tipo. Brigadas especiales de Policía y Guardia Civil se dedican incesantemente a la desarticulación de estas redes, pero siguen apareciendo sin cesar, es un negocio lucrativo, sobretodo si tenemos en cuenta que actúan en red.
Empresas como:
GACONSA, SL.
INTEGRAL GAS MEDITERRÁNEA 05, SL.
SERVICIO OFICIAL INTEGRAL GAS MEDITERRÁNEA
GAS BUTANO 2012, SL.
Son diversos nombres de empresas, que tienen varios domicilios, pero en realidad no contestan a ninguna de las reclamaciones o denuncias que les enviamos. Su modus operandi suele ser:
  • Recorrer poblaciones, de una en una, hacen “redadas” por zonas del municipio, generalmente domicilios de personas bastante mayores o ancianas,
  • Acceden a los domicilios con intimidaciones en el tono de voz y la postura corporal,
  • Amenazan con cortar el suministro si no pasan la inspección, en unos casos cambian alguna pieza, en otros casos las deterioran directamente ellos, pero
  • En todos los casos que hemos visto, emiten presupuesto y factura a la vez, para dar la apariencia legal de que el consumidor había solicitado previamente un presupuesto que, curiosamente coincide con exactitud con la factura.
  • En muchos casos intimidan a las personas para que les paguen, y suelen ser cantidades muy elevadas para lo que hacen