Seleccionar página
REVISION DE LAS INSTALACIONES DE GAS:
GAS CANALIZADO (GAS CIUDAD)
Otras empresas como:
GESTION INTEGRAL DEL GAS SLU.
COONGAS MANTENIMIENTOS PREVENTIVOS AUTORIZADOS
En este caso, la actuación de estas empresas gira en torno a la inspección obligatoria de los 5 años de las instalaciones de gas canalizado, o la revisión obligatoria de las calderas y calentadores.
La inspección obligatoria de instalaciones de gas canalizado que el usuario debe realizar cada 5 años, es obligación de la empresa Distribuidora la cual, previamente avisa por carta a los usuarios. En el caso de la revisión obligatoria de las calderas, ahora es cada año y/o cada dos años, pero el usuario puede elegircualquier empresa instaladora para que se la revise.
Estas empresas no utilizan técnicas tan agresivas hacia al consumidor como las del caso anterior pero utilizando argumentos legales, aprovechan el desconocimiento de los consumidores en esta materia, y les contratan otros servicios que no han solicitado.
 
Por ejemplo: con la excusa de dichas revisiones obligatorias, estas empresas suelen colocar carteles en los portales, avisando que acudirán al edificio y, haciendo referencia explícita a nuevas normativas de obligado cumplimiento (que existen verdaderamente), inducen a confusión a los consumidores, que creen que tienen que aceptar los servicios de estas empresas necesariamente.
En la información que dan, se mezclan las cosas obligatorias con las optativas, de forma que el consumidor no sabe distinguir entre unas y otras. Una vez en el domicilio, y como decimos con la excusa de la revisión de la caldera, se las arreglan para hacerles firmar CONTRATOS DE MANTENIMIENTO PREVENTIVO, lo cual no es un servicio obligatorio sino totalmente voluntario, al igual que contratar el suministro de gas o de luz con una u otra empresa de las del mercado energético. Estos contratos además se renuevan anualmente, mientras el consumidor no solicite la baja, con un mes de antelación.
La clave de la actuación de estas empresas es la apariencia de legalidad, pues son empresas dadas de alta en la administración autonómica de industria, se anuncian como “autorizadas” para las revisiones, y conocen la normativa específica, con lo que fácilmente persuaden al consumidor medio. En uno de los contratos de mantenimiento examinados “informan” al cliente que este servicio no equivale al certificado de revisión periódica, pero en letra muy pequeña, y hay que leerlo atentamente para darse cuenta.
En realidad, cuando están en el domicilio del consumidor, le hacen firmar una serie de documentos sin darle la ocasión de leer la letra pequeña detenidamente, ni le informan de que existe un PLAZO DE DESISTIMIENTO del contrato, por tratarse de una venta a domicilio, que conlleva un “plazo de reflexión” de 14 días naturales.